Barrio Estación

|

Toda persona que ha pasado, está pasando, o pasará por la ciudad de Concepción principalmente como estudiante, debe conocer el Barrio Estación. Típico lugar de encuentro para jaranas estudiantiles varias, dicho barrio le da el nombre al 5to disco de estudio de Los Bunkers, un ya bastante maduro grupo de rock de la ya asumida capital musical del país.

El inicio del disco es al más puro estilo Oasis. Guitarras simples con rasgueos simples y distorsión media, en una buena forma de empezar el disco. Sin embargo el primer plato fuerte del disco el la 3era canción, Fiesta. Un temazo, con un aire a unos reformados, modernos y más rockeros Ángeles Negros, muy bien matizada y arreglada, con una letra que se aporta y reafirma lo que se quiere decir con la música de muy buena forma, produciendo una de los mejores temas del disco; una obra maestra.

Es fácil notar que el piano que tímidamente apareció en La Culpa y con un poco más de frecuencia en Vida de Perros, toma en este disco un papel de más importancia. Esto permite variar en cuanto a melodías y ritmos, que permiten hacer el sonido un poco más lúdico en algunos temas. Apesar de esto, y como para no perder el sonido de discos anteriores, puden oirse temas carentes de piano, pero en menos cantidad. Los cambios en las melodías de cada canción siguen siendo una característica en las canciones de Los Bunkers, haciendo que el disco a pesar de tener muchos más arreglos que los anteriores, no pierda el sello del grupo.

En la mitad del disco nos sorprende un tema instrumental que perfectamente pudo haber sido un bonus track del disco La Sangre en el Cuerpo de Los Tres. Una penquista melodía que utiliza un componente que anteriormente nunca había sido muy considerado por el grupo: instrumentos de viento. Pero eso lo dejo para el final.

El 1er single del disco fue Deudas, tema que si bien es bueno, no me parece de los mejores del disco, aunque cumple con el estereotipo de ser una canción rockera pegajosa y muy buena para la radio. Sigue a este tema una de las canciones más "Bunkers" del disco, de melodía y esquema más bien simple y una lírica no rebuscada y muy clara, pero que sin duda será uno de los temas más apreciados por los fans-músicos, sobre todo los que hacemos cover de ellos, por la facilidad de tocarlo.

Casi al final del disco viene el segundo gran golpe. Uno de esos temas que engrandecen el rock chileno, con una riqueza musical que muestra claramente la madurez alcanzada por el grupo, desacando la creatividad de crear 2 temas con una sola línea melódica, que al escucharlos parecen uno, y una letra que me parece totalmente ajustada a la melodía (opinión personal).

Por último y para cerrar el disco, nos encontramos con el lado paternal de Álvaro López, que se ve plasmado en una muy bonita canción -de letra y melodía- con arreglos muy trabajados que refleja de gran manera lo que un padre espera para su hijo; sin duda una canción preciosa, que cierra un disco excelente.
Una de las principales novedades musicales del disco la entrega la inclusión de instrumentos de viento, que aportan arreglos más armoniosos y ayudan a llenar el vacío que se presenta en algunas canciones del Vida de Perros. Sin duda un gran paso musical. La experimentación que permite la confianza de un grupo que musicalmente ha alcanzado su madurez, es lo que puede describir con más exactitud este disco. La integración de nuevos instrumentos y arreglos mucho más detallistas hacen de Barrió Estación, uno de los imperdibles de este año 2008. Sin duda lo compro, sólo espero que salga a la venta luego.



6 comentarios:

Richard dijo...

Realmente el disco es notable... como dices, se nota la madurez musical alcanzada por el grupo después de todos estos años. Han logrado incluir ribetes de sonidos nuevos sin perder la esencia del grupo... eso es algo q muy pocos grupos musicales han logrado.

Realmente creo q pasará a la historia este disco en la carrera de Los Bunkers, debido al grato resultado obtenido (grato al menos para quienes apreciamos la buena música jejeje)

Anónimo dijo...

La madurez de un grupo llega cuando su música sólo nos recuerda a ellos...

Anónimo dijo...

... y, ami parecer, lo lograron.

Claudia (la fiel) dijo...

Pucha!!!! la canción que me farrié.
Eso me pasa por NO anadar puro mar.......
jajaja!!!!!!!!!!!

A Clockwork Vale dijo...

detesto que no actualizes tu blog más seguido, pero la falta de tiempo es un mal generalizado en estos agitados días modernos.....y por otro lado, yo no predico con el ejemplo, exactamente.

=)Gracias a tus links escuché el barrio estación, y la verdad me ayudó a pasar el trago amargo del vida de perros, y dejar atrás la nostalgía por La Culpa.

Creo haberte dicho, algunovez, que tus psicoanálisis son de mis favoritos, siempre me dejas algo en qué pensar!
y a veces hasta craneo unba entrada nueva

saludines desde Quillotatrópolis

cuidate!

JigSaW dijo...

Realmente fue el disco que me marcó este año.